HE SUPERADO UN CÁNCER… ¿Y AHORA QUÉ?

November 8, 2016

 

 

 

Es bastante común pensar que cuando a una persona que ha pasado por un proceso oncológico, queda libre de enfermedad, tendría que estar feliz y tranquila. Sin embargo, la realidad suele ser distinta, no tanto en lo feliz, sino en lo relativo a la tranquilidad. ¿Por qué? Por que surge  el miedo: miedo que se circunscribe a tres  puntos principalmente:

* Miedo a alejarme del ambiente hospitalario: la persona ha estado varios meses en estrecho contacto con médicos, enfermeras y técnicos, y acudiendo de forma frecuente al hospital; se ha encontrado en un entorno seguro, que le proporcionaba tranquilidad y sensación de control sobre la enfermedad.

*  Miedo a retomar mi vida: han sido meses, en casos hasta un par de años, en los que el paciente ha estado fuera de su rutina habitual de trabajo, de su familia… se ha hecho  como un paréntesis en su vida, que ahora se cierra. Y esto implica un cambio, y como todo cambio, da miedo y surgen las inseguridades, respecto a si se va a ser capaz de trabajar como antes, tomar decisiones…en definitiva llevar de nuevo las riendas de su vida de nuevo.

* Miedo a que el cáncer aparezca de nuevo: la sensación que describen los pacientes es una mezcla entre alegría, por haber superado la enfermedad, y miedo a que se presente de nuevo. Este miedo, sobre todo en los primeros meses, lleva a que el paciente se alarme ante cualquier síntoma físico que sea similar (o no), a los que sentía previamente al diagnóstico del cáncer. El organismo va a seguir emitiendo sensaciones físicas, tal y como lo hacía antes… pinchazos en la tripa o dolor de cabeza, son fenómenos que van a seguir ocurriendo. La clave está en la interpretación que hagamos de esas sensaciones: una interpretación irracional, me hará pensar en que es un síntoma de un nuevo proceso oncológico, se me disparará la ansiedad y pasaré un “mal rato”, hasta que el médico me vea. Mientras que una interpretación racional me llevará a hacer una valoración de la sensación física en términos de probabilidades:  un pinchazo en la tripa, es más probable que sea por gases, que por la presencia de un nuevo cáncer; y un dolor de cabeza, rara vez acaba en un diagnóstico oncológico.

Esperamos, que este post sea de utilidad, a pacientes, familiares y personas cercanas a alguien que ha tenido la fortuna de superar un cáncer.
Gracias por leernos y hasta el siguiente post!

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Manuel Núñez nº3 piso 3 oficina 3. Vigo.
Teléfonos: 986 436 253 - 663 408 108
E-mail: consulta@norbapsicologos.com
Número Registro Sanitario: C36-002184

  • Twitter Icono blanco
  • Blanca Facebook Icono

© NORBA PSICÓLOGOS