¿CÓMO COMUNICARLE A UN NIÑO/A QUE UN FAMILIAR HA FALLECIDO?

 

 

Unas de las primeras dudas que surgen a este respecto es si decírselo o no, y, lo más conveniente es hacerlo. Es mejor para el menor saber lo que ocurre, que darse cuenta de que algo pasa y que se le está ocultando.

En cuanto al cómo decírselo, es importante buscar un momento y lugar de calma, y hacerlo sin rodeos y con un lenguaje adaptado a su edad. Vamos a especificar pautas concretas para cada grupo de edad.

•En edades anteriores a los 7-8 años, y dado que no entienden la muerte como irreversible, es importante evitar conceptos metafísicos como “se ha ido al cielo”. Es más apropiado transmitirle la idea de que, de alguna forma, el ser fallecido sigue existiendo, por ejemplo se le puede decir que se ha convertido en una estrella que puede ver todas las noches.

•A partir de los 7-8 años, cuando ya entienden la irreversibilidad de la muerte, pueden mostrar tristeza, un comportamiento desafiante o actuar como si no hubiera pasado nada, o pasar de uno a otro de estos estados. Lo recomendable es permitir que exprese sus emociones, poniendo límites a su comportamiento cuando sea inapropiado en exceso. Asimismo, favorece el proceso de duelo del menor, permitirle hablar de la persona fallecida. Puede resultar de utilidad realizar con el menor una caja de recuerdos positivos que vivió con esa persona, escribiéndolos en tarjetas o en fotos.

•En a la adolescencia, se vive la muerte de forma más similar al adulto. Pueden darse conductas de aislamiento y/o ira descontrolada, que no son más que expresión de la rabia y la tristeza por la pérdida sufrida. Es recomendable que se le permita expresar sus emociones y hablar si lo necesitan. Si así lo desean, pueden asistir al funeral, ya que sentirse partícipe puede ayudarle en su proceso de duelo. En el caso del velatorio, depende del deseo del adolescente de acudir o no y del grado de madurez emocional del adolescente, y es preferible ser prudente a este respecto.

¿Cuándo pedir ayuda? Cuando la intensidad y/o duración de las emociones negativas o de las alteraciones en el comportamiento del menor sean elevadas, y siempre, cuando interfieran en su funcionamiento diario.

Si os surge alguna duda sobre este tema, que no se haya abordado en este post, os animamos a formularla.

Hasta el siguiente post!

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Manuel Núñez nº3 piso 3 oficina 3. Vigo.
Teléfonos: 986 436 253 - 663 408 108
E-mail: consulta@norbapsicologos.com
Número Registro Sanitario: C36-002184

  • Twitter Icono blanco
  • Blanca Facebook Icono

© NORBA PSICÓLOGOS