¡PELIGRO…TÓXICO!

September 11, 2015

 

 

Últimamente se habla mucho de relaciones tóxicas (madres tóxicas, parejas tóxicas…) y del perjuicio que provocan. Cuando una persona se da cuenta de que en su entorno hay una persona “tóxica”, con la que tiene que relacionarse, la opción que contempla es apartarla de su vida. Sin embargo, hay ocasiones, que bien por el vínculo que se mantiene con esa persona (como puede ser el caso de la figura materna/paterna, o la pareja) o bien por otros motivos (como la dependencia económica), no es tan fácil deshacerse de esa relación. Es entonces cuando la mayor parte de las personas en esta situación caen un estado de indefensión, es decir, perciben que no hay nada que hacer, que tienen que “soportar” esa relación y suelen acabar en un estado depresivo pero…. ¿es eso cierto? …pues verdaderamente no, y por dos motivos fundamentales:

1. Uno no tiene obligación de mantener una relación con quien no quiere, o le hace daño.

2. Si, bien porque así lo decido, o bien, porque las circunstancias me “obligan” a ello, tengo que tener relación con esa persona….¿no hay nada que haga que la relación sea mejor o no me haga tanto daño? La respuesta más frecuente a esta pregunta es “que la otra persona deje de ser tóxica”; sin embargo, eso no está en nuestra mano… ¿qué hacemos entonces? Una pareja o un familiar dañino, nos hará daño hasta donde nosotros lo permitamos, puedo relacionarme con esa persona adoptando una distancia emocional, haciendo que no me afecte o lo haga en la menor medida posible.

Recuerda que la única opción ante una persona tóxica no es echarla de tu vida, puedes cambiar tu forma de vivir la relación con esa persona, de forma que su supuesto “veneno” no te alcance. ¿Cómo hacerlo?…lo dejamos para el siguiente post.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Manuel Núñez nº3 piso 3 oficina 3. Vigo.
Teléfonos: 986 436 253 - 663 408 108
E-mail: consulta@norbapsicologos.com
Número Registro Sanitario: C36-002184

  • Twitter Icono blanco
  • Blanca Facebook Icono

© NORBA PSICÓLOGOS