Ansiedad

La ansiedad es una respuesta que nuestro organismo pone en marcha cuando detecta una amenaza o un peligro. Esta respuesta, que consiste en manifestaciones como aceleramiento del pulso y del ritmo cardíaco, tensión muscular o estar más alerta a lo que nos rodea, no deja de ser una respuesta normal que permite a nuestro organismo hacer frente a dicho peligro. Esta respuesta de ansiedad adaptativa, se convierte en un problema psicológico cuando se da alguna de las siguientes circunstancias:

-Se pone en marcha ante situaciones inocuas, es decir, que no entrañan un peligro real.
-Su intensidad es desproporcionada en relación a la situación que la provoca.

En estos casos, es habitual que la ansiedad provoque un nivel intenso de malestar que se manifiesta a nivel físico (taquicardias, opresión torácica, dificultad para respirar), a nivel mental (pensamientos que provocan preocupación, inquietud) y a nivel conductual (se evitan situaciones que generan malestar), llegando a interferir en el funcionamiento habitual del individuo (personal, laboral, social, familiar, de pareja).
Los trastornos de ansiedad más frecuentes son la fobia simple, fobia social, pánico (crisis de angustia) con/sin agorafobia y  trastorno obsesivo compulsivo


El tratamiento psicológico de los trastornos de ansiedad va encaminado a dotar a la persona de las estrategias necesarias para manejar los síntomas de la ansiedad, a nivel físico (estrategias de control de la activación), a nivel cognitivo (detección y corrección de pensamientos irracionales) y a nivel conductual (estrategias de afrontamiento ante situaciones que se evitan).

Depresión

Es un trastorno del estado de ánimo, que se caracteriza por una profunda tristeza, desgana y visión negativa de uno mismo y del mundo que nos rodea. Puede ser consecuencia de alguna situación negativa como un fallecimiento, fracaso de pareja, diagnóstico de una enfermedad grave o ir apareciendo poco a poco, hasta generar un malestar significativo.
Estos son los principales síntomas de la depresión:
-Tristeza
-Desgana
-Inactividad
-Visión negativa de uno mismo y del futuro
-Irritabilidad, mal humor
-Dificultad para concentrarse y para tomar decisiones
-Sentimiento de culpa

El tratamiento psicológico de la depresión consiste en dotar a la persona de una visión más ajustada de sí mismo y del futuro, así como devolverla a su nivel de actividad previo. Como consecuencia de ello, la tristeza y la desgana darán paso a un estado de ánimo más positivo y estable.

Manuel Núñez nº3 piso 3 oficina 3. Vigo.
Teléfonos: 986 436 253 - 663 408 108
E-mail: consulta@norbapsicologos.com
Número Registro Sanitario: C36-002184

  • Twitter Icono blanco
  • Blanca Facebook Icono

© NORBA PSICÓLOGOS